Navidad minimalista: este diciembre, propóngase minimizar

por | diciembre 10, 2017

navidad minimalistaLlegando al cierre de otro año, se aproxima la temporada navideña. Por qué no proponerse una navidad minimalista este año? Esta época es donde, entre muchas cosas, aumenta el consumo desmedido entre la gente. Vienen los bonos navideños, los días libres, el comercio nos inunda de anuncios y “ofertas”, y la gente, pues, tiende a perder un poco el control.

Es un chiste negro repetitivo, de todos los años: en diciembre los comercios no dan abasto, y todos sus inventarios se agotan en cuestión de semanas. No hay suficiente para satisfacer el deseo de comprar de la gente. Y en enero? No dan abasto las casas de empeño, y no dan abasto las tarjetas de crédito.

Navidad minimalista: porque hemos perdido el sentido de la época

Algo que escucho muy frecuentemente entre las personas, es que se ha venido perdiendo el sentido de la Navidad. Algunos considera que fue recientemente, pero yo digo que desde antes de que naciéramos se perdió. Solo que ahora es mucho más evidente porque la cantidad de tiendas y publicidad ha explotado, además de que tenemos muchos más canales por los cuales nos pueden contactar e inyectarnos publicidad.

El ideal que tiene la gente es que la Navidad debería ser una época para pasar con la familia, o con las personas que son especiales para nosotros. Es una época para reflexionar, para cerrar el año, y para ir proponiéndose cómo vamos a avanzar en nuestras metas el año que viene. Es una época para recuperar un poco todo ese tiempo que no tuvimos disponible durante el año para dedicarle a las personas especiales en nuestra vida.

navidad minimalistaEl consumo desmedido, pienso yo, hace que se oculte ese verdadero sentido. Es como un escritorio, que se nos va llenando de papeles. Al principio tenemos los importantes, a los que verdaderamente tenemos que ponerles atención. Pero si vamos tirando y tirando otros papeles encima, de repente los perdemos, y nos perdemos en un mar de cosas que realmente no tienen mucha importancia.

Cómo incorporar la Navidad minimalista en nuestras vidas?

Una cosa que podemos hacer para recuperar un poco el norte de la época en nuestras vidas, es ser minimalistas también en Navidad. Las personas son lo importante en esta época, todo lo demás es secundario. Ese es el principio de la Navidad minimalista: gente primero, consumo después.

Siempre puede haber consumo, después de todo no vivimos en un monasterio comprometidos a votos de carencia. Lo malo no es el consumo: es el exceso. Y es precisamente ahí donde tenemos que cuidarnos y medirnos.

Algunos tips que podemos usar para tener una Navidad minimalista:

  1. Haga grupos o comunidades de “no regalos”. Con sus amigos, con sus familiares que quieran unirse a la iniciativa, acuerde regalar experiencias y no objetos. Puede ser tan simple como regalarse entre todos una cena de Navidad, o algún paseo conjunto a alguna parte. Esas cosas tienen muchísimo más valor al final que algún objeto que va a terminar metido en una gaveta.
  2. Explíquele a la gente el sentido detrás del asunto. Es muy diferente decirle a alguien que no nos regale nada, a decírselo acompañado de una explicación acerca de por qué no debería hacerlo. Y la explicación suele ser fácil de entender: un objeto que realmente no aporte valor a nuestras vidas, va a terminar metido en una gaveta. Con todo lo que implica para el planeta y para nuestro bienestar el fabricar un objeto, cualquier objeto, si algo no se va a aprovechar es una lástima comprarlo y regalarlo.
  3. Regale experiencias: si le toca regalar, recuerde que una experiencia puede ser mucho más valiosa que cualquier objeto. Y las experiencias no tienen que ser nada elaboradas… a veces las cosas más simples son las que más aportan a nuestras vidas.
  4. Planifique sus gastos: en diciembre todos recibimos algo de dinero extra. Planifique bien como usarlo. Y tenga en cuenta que todo lo que gaste en diciembre, va a traer consecuencias en enero. Tener en cuenta que en enero hay que seguir pagando gastos, más todo lo que gastamos en diciembre, muchas veces uno lo piensa para incurrir en gastos innecesarios.
  5. No tema a “re-regalar”. Siempre vamos a recibir regalos, por más que digamos que no. En la oficina, entre amigos, o incluso entre la familia vamos a tener personas que no se sienten bien si no regalan. Y nuestro objetivo también debería ser que ellos se sientan bien! Si no puede evitar que le regalen cosas que no aportan a su vida, busque a alguien a quien sí le aporten valor. “Re-regalar” es un estigma creado por los comerciantes para su beneficio, y no tenemos por qué temerle. Regalar aquello que no nos aporta valor, a alguien a quien sí le aporte valor, es beneficioso en todo sentido: usted termina feliz, quien recibe el regalo termina feliz, y la persona que regaló originalmente puede sentirse feliz porque su regalo está ahora en mano de alguien que verdaderamente lo aprovechará.
  6. Recuerde que su filosofía, es solo una filosofía más. Recuerde que la Navidad minimalista es simplemente una forma más de ver las cosas, que algunas personas valoran y otras no. Y no tiene nada de malo pensar diferente! Usted no es malo por buscar la Navidad minimalista, los otros no son malos si quieren consumir. Todos podemos coexistir en esta época, si recordamos que diferentes personas son felices, de diferentes maneras.

navidad minimalista